Accidentes en el Hogar: Cuando nuestra Casa es un Peligro


Los accidentes domésticos son la cuarta causa de muerte en la Unión Europea. Según el informe sobre Detección de Accidentes Domésticos y de Ocio (DADO) del Instituto Nacional de Consumo (INC), 1,7 millones de españoles en 2013 sufrieron algún tipo de accidente en el hogar o realizando algún tipo de actividad de ocio.El mayor grupo de riesgo es el grupo de edad entre 25 y 45 años, siendo las mujeres las que sufren el mayor número de accidentes representando un 58,7% frente al 41,3% de los hombres. El tipo de accidentes que suelen padecer son caídas y golpes así como cortes y aplastamientos.

Salvador Sitjar, médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria del Centro de Atención Primaria CAP Les Corts de Barcelona (CAPSE), apunta que estas cifras se podrían reducir con educación y hogares personalizados. “Es importante realizar una educación básica, que debe partir de los padres y que se debe completar a nivel escolar,” explica el también autor del Libro de la Salud del Hospital Clinic de Barcelona y la Fundación BBVA.

Los accidentes más habituales suelen ser:

Quemaduras. El sentido común es el mejor factor preventivo en estos casos. Es conveniente utilizar guantes para manipular objetos a alta temperatura y mantener estos fuera del alcance de los más pequeños. Para tratar la quemadura lo más conveniente es enfriarla con agua y cubrirla con apósitos estériles.

Caídas. Para evitar este tipo de accidentes, lo más conveniente es mantener limpios los suelos, tener cuidado con las alfombras y, por supuesto, utilizar el sentido común cuando vayamos subirnos a una silla.

Asfixia. El monóxido de carbono producido por estufas de gas y calentadores puede asfixiarnos y provocar la muerte. Para tratar esto se debe recurrir a la maniobra Heimlich y pedir ayuda médica.

Cortes, golpes y aplastamientos. Un cuchillo sin guardar, el borde de una mesa… Cuando un traumatismo se produce, la mejor opción es enfriar la zona e inmovilizarla. En caso de corte, limpiar la zona y dejar que se cure al aire libre.

Intoxicaciones. Para evitar problemas de este tipo, lo mejor es etiquetar los productos y mantenerlos separados bajo llave para que los más pequeños no puedan acceder a ellos. En caso de intoxicación, lo más recomendable es no provocar el vómito, beber entre uno y dos litros de agua para diluir el toxico y acudir al médico.

Lesiones producidas por electricidad. Cuando se manipula un aparato eléctrico, lo mejor es desenchufarlo de antemano para evitar la electrocución y si es posible cortar la corriente eléctrica.

En cualquier caso, si esta interesado en contratar un seguro de decesos, de vida o de hogar, en polizas-decesos.com le ayudaremos. Llame al teléfono 954 65 16 94 o en la página de contacto .

Otras Noticias