Si Mueres Mañana ¿Que Guardarías en tu Tumba?


Pensando en el dramático supuesto en el que, inevitablemente, fallecieses ¿qué te gustaría que introdujesen en tu tumba? Quizá eres un aficionado al futbol y te gustaría que enterrasen junto a ti una pelota; quizá eres un ávido programador y te gustaría que enterrasen contigo tus manuales de C; o quizá eres un apasionado lector y te gustaría que enterrasen tu colección de poesía decimonónica a tu lado. En cualquier caso, las posibilidades son infinitas.Ya durante la época de nuestros ancestros, hace 100.000 años, se consideraba esta posibilidad. Junto a los cuerpos de los fallecidos solían enterrarse una gran variedad de objetos y presentes, desde comida a herramientas y flores.

Son un factor indicativo de que se creía en la vida después de la muerte; objetos cuyo objetivo era allanar el camino del difunto en la otra vida u ofrendas para los dioses.

La distribución de estos ajuares funerarios eran un indicador de cómo estaba dividida la sociedad. Durante el neolítico, os ajuares estaban divididos igualitariamente entre todos siendo un claro ejemplo de una sociedad sin clases. Sin embargo, en las tumbas de la edad de bronce, los agasajos de mayor valor se encontraban dentro de las tumbas de los jefes tribales.

Durante el periodo de la Alta Edad Media, el concepto de ajuares funerarios empezó a perderse aunque todavía solían usarse para personajes de gran importancia como podrían ser los canónigos. Junto a las tumbas de estos solían ponerse insignias de peregrinaje.

Debido a que dichos ajuares suelen ser objetos de gran valor, el saqueo de tumbas ha sido un gran problema a lo largo de la historia de la humanidad. Muchas tumbas fueron saqueadas debido a que estas guardaban joyas y otros ajuares de gran valor. Mientras que muchos de estos objetos de perdieron para siempre, algunos otros terminaron en museos o colecciones privadas para el disfrute de muchos o algunos.

A día de hoy, todavía se mantiene la costumbre en algunos lugares del mundo y no es poco común ver como entierran a un ser querido con su objeto más preciado. Quizá en un distante futuro donde nuestra especie haya quedado atrás o el concepto de humano actual sea algo arcano y oscuro, encuentren nuestras abandonadas tumbas entre la vetusta tierra para descubrir, quizá, algún libro olvidado, fotografías de un pasado no recordado o, quizá, un Smartphone. Hay gente que no los suelta ni siquiera para morir.

En cualquier caso, si esta interesado en contratar un seguro de decesos, de vida o de hogar, en polizas-decesos.com le ayudaremos. Llame al teléfono 954 65 16 94 o en la página de contacto .

Otras Noticias